martes, 20 de agosto de 2013

La muñeca de silencios y sentimientos



La muñeca es la imagen reflejada de el suceso a un mañana.
Ansia el amor, pero la espera se hace larga (por no decir eterna), sus labios desean besos, su cuerpo anhela el calor y su espíritu codicia sentimientos; quiere y necesita construir un futuro basándose en esa explosión de ganas de comerse el mundo que recorre todo su cuerpo, esta viva, llena de positivismo y energía. Siempre ha sido de esa forma, ha sabido imaginar futuras aventuras, experiencias, respuestas, es diferente a los demás, nunca se deja vencer, y lucha y lucha, no derrama lágrimas por nadie, la nostalgia nunca consigue apoderarse de ella, alumbra y sonríe como el sol por el día, es eléctrica y sabe ser impredecible, silenciosa y brillante como la luna por la noche, es mágica. Como un himno nacional de cosas buenas hacia el mundo, dirigido a toda la humanidad, a todo el universo, a la galaxia completa.

Pero entonces decide ir en busca del hombre de su vida, pero lo único que atina es dolor, la alegría la frustra, ve perlas precipitándose lentamente en un mar de lamentos, entonces decide transformarse en un ser desinteresado, frío y escéptico, ya nadie destruiría el corazón de la muñeca, ya no caerían mas perlas, el mar de lamentos ya no existiría en ella, seria como ''una nueva era'' en la que estaría a salvo del pasado, construiría un nuevo futuro, el presente pasaría a estar en el olvido.

Una muñeca que se balancea, pinta cristales de negro, sueña con un todo vacío, con un nada completo, pisa papeles que dibujan calles, largas y sin destino, rompe en gotas de lluvia y pasea a lo largo de nubes, tenues y apagadas, azules, violáceas con la luz a su merced,... luces, llamadas desde el otro lado, cuerdas que se paran en el viaje de ayuda.
Labios rojos, sangre, sangre derramada de corazones intensos que la muñeca ya olvido, nunca tuvieron importancia; tal vez ella construía burbujas alrededor de aquellos sentimientos o incluso los quiso tener y nunca los tuvo, que quiso sentir y no sintió,... quiere conseguir experimentar todo aquello que supuesta-mente da vida, los pequeños placeres, los grandes amores, las subidas y bajadas de una montaña inverosímil de fantasías.
Si esa es ella, la muñeca indeseable a las miradas externas, esa incapaz de hallarse sintiendo algo o reaccionando a impulsos, insensible, insonora, infeliz.
Ese es el extracto de la sustancia perteneciente a la muñeca.


Se apaga, como un libro que cierra sus puertas a descubrir que hay mas allá de las hojas, se apaga, se desvanece, se dirige a un lado oscuro que aun esta por descubrir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.